VOLVIÓ EL FÚTBOL PERO SIN LOS TRES PUNTOS

VOLVIÓ EL FÚTBOL PERO SIN LOS TRES PUNTOS

Casi tres meses para que comience a rodar la pelota sobre el verde césped. Tres meses de ayuno, de espera, de ilusión, de ansiedad. Pero al fin llegó el día esperado. No como hubiésemos querido los hinchas de Tigre.

El matador viajaba al sur en busca de un buen comienzo en esta segunda etapa de un campeonato, raro, accidentado. Esperaba un apurado Temperley, sediento de puntos que le den una esperanza para no volver a los sábados. El equipo de Troglio llegaba con la esperanza de un arranque motivador, luego de un final de 2016 no tan auspicioso. Una pretemporada increíblemente larga donde hubieron partidos buenos y otros no tanto, pero es lógico que tantos meses sin fútbol profesional atente contra un buen rendimiento. Claro, usted me dirá que para los dos equipos es lo mismo. Si, pero las urgencias juegan y aceleran los tiempos de adaptación.

Y arrancó bien Tigre. Dominaba el balón en la mitad de la cancha, con el buen manejo de Diego Morales buscando el diálogo permanente con Castro y se animaba. De esta manera trataba de imprimir un ritmo en el que el celeste no se sentía cómodo y se preocupaba más por defender que buscar el arco de Ibañez. Llegaba con peligro el matador. Apenas un minuto de juego y el colombiano Rincón que no conecta bien de cabeza. A los 5 minutos un remate de Galmarini que cruza el área y se va sin pena ni gloria. Era bueno lo de Tigre, no sólo por las llegadas sino porque ahogaba al gasolero. Y a los 15 llegó la más clara, tras una excelente jugada de Morales en combinación con rincón, pisa el ára y su fuerte remate es desviado por el arquero Matías Ibañez , el rebote le queda ahí al debutante delantero uruguayo Diego Gurri y su remate se fue cerquita del palo derecho. Bien Tigre que llegaba y maniataba a Temperley que no se arrimaba al arco de Nelson Ibañez. Importante el trajinar de Lucas Menossi que cortaba todo intento de juego en la mitad del campo. Tigre seguía intentando y el peligro de gol quedaba en eso. Muy buenos primeros 30 minutos del equipo de Troglio. Pero comenzó a diluirse, a perder el control del balón y del juego. El gasolero se animaba, sin demasiado peligro pero iba. Se terminaba el primer tiempo y llegó el baldazo de agua fría. Un centro, un cabezazo al centro del área y la aparición de Vázquez para vencer al loco Ibañez. Injusto, pero así es el fútbol. No era el mismo Tigre del primer tiempo. Recién a los 14 minutos un tiro de Castro, desde afuera del área, pasó cerca pero no mucho más. Hasta que a los 21 minutos hace su aparición el goleador, la tuvo, la buscó y no la desaprovechó. Un centro de Gurri desde la izquierda del ataque y el cabezazo preciso, certero del Chino Luna que pone las cosas en su lugar. Uno a uno y vuelta a empezar.

Pero no duró mucho la alegría, tres minutos más tarde, un centro al corazón del área, un jugador de temperley en posición adelantada y que tapa el arquero ibañez, permite que Figueroa ponga en ventaja al celeste. Golpe fuerte que acusó el equipo de Troglio. Siguió en la búsqueda del empate, desordenado pero iba, y casi lo consigue. Un rebote que nuevamente le queda servido a Gurri y la salvada milagrosa del defensor celeste en la línea del gol. Pero seis minutos más tarde la estocada final. Media vuelta de Guevgeozián que no pudo controlar Oliver Benítez y el remate bajo que deja sin chances a Ibañez. Se terminó. No daba para más. sólo esperar el final y esperar al sábado que viene para sumar. Cosas para destacar y corregir. Las esperanzas siempre están más allá de los resultados y así se renovará cuando el sábado 18 Gimnasia y Esgrima La Plata visite el José Dellagiovanna.

 

www.catigre.com.ar