LOS DEBERES BIEN HECHOS

grito-rincon-tigre

LOS DEBERES BIEN HECHOS

El Matador volvió al triunfo tras tres igualdades consecutivas; fue en condición de visitante ante un duro Sarmiento por 1 a 0, con el aliciente de un terreno de juego en mal estado que dificultó el traslado del balón. El colombiano Sebastián Rincón fue el autor del gol que le dio la victoria a Tigre y acercar al equipo de Alfaro a las principales posiciones del Torneo de Primera División.

 

 

Para el Tigre que dirige Gustavo Alfaro, era la oportunidad para demostrar que más allá de que sabe crear situaciones de gol también las convierte. Era la chance clara para alcanzar ese estado de bienestar que te da conseguir los 3 puntos. Así fue que este encuentro en Junín enderezó el rumbo titubeante del equipo confirmando el la red lo que venía gestando desde la reanudación del torneo doméstico.

La vuelta a la titularidad de Lucas Janson ha sido la valiente apuesta de “Lechuga” Alfaro reemplazando a un volante de contención como Lucas Menossi, quien lo estaba haciendo bien pero que restaba quizás velocidad de reacción y poder de ataque al equipo.

Con el comienzo del encuentro en un campo de juego criticable, fue Tigre el que se fue destacando, siempre bien colocado y ejerciendo presión en la zona de creación del local, dominó desde el principio a un conjunto juninense que se defendía bien y que tenía en los envíos largos su único recurso ofensivo sin ningún peligro de cara al arco de Sebastián D’Angelo.

Ya a los 4 minutos de partido, los de Victoria tuvieron la primera chance en los pies del Chino Luna, quien anticipó a la salida desesperada del arquero Rigamonti y de emboquillada casi marcaba el primero de Tigre, pero justo en la línea el defensor Franco Peppino pudo desviarla. En los primeros 20 minutos los locales solo pisaron el área del Matador en una ocasión, con Sebastián Luna como protagonista principal quien fue el referente de Sarmiento en todos los centros que cayeron al área visitante.

Cuando más espeso estaba el juego en el Eva Perón, con mucho revoleo de pelota y pierna fuerte, producto del estado del terreno de juego, se comenzó a gestar lo que sería el único rugido del encuentro. La jugada nació desde las manos de D’Angelo, quien supo habilitar con rapidez a Horacio Orzán, luego la pelota pasó por los pies de Martín Galmarini y Facundo Sánchez, siempre por la banda derecha. Sánchez elevó un centro pasado que le cayó a Lucas Janson, quien ensayó un remate al arco pero su disparo pegó en un defensor, con la fortuna que el rechace le quedó a Sebastián Rincón para que de derecha la acomode dentro del arco. Corría el minuto 34 del primer tiempo y el merecimiento se concretó para Tigre.

Tras el descanso, Sarmiento dio un paso adelante y llevó la iniciativa, pero el Tigre dispuso de la claridad para romper cada intento del local con solidez y cabeza fría. Con el transcurrir de los minutos, los nervios se apoderaron de los verdes y se bloquearon en sus propios errores.

De hecho, ya casi en el epílogo del cotejo una jugada que comenzó con un lateral defensivo para Sarmiento pudo convertirse en el segundo de Tigre. Un error de cálculo entre un defensor y el arquero de los locales estuvo a punto de ser capitalizado por el recientemente ingresado Federico González, quien le punteó la redonda a Rigamonti, pero la trayectoria no le favoreció y terminó en el saque de arco.

El final fue de alivio. No por los apuros que tuvo que pasar Tigre ante Sarmiento ni mucho menos, sino por haber vuelto a conquistar el triunfo, ese que le era esquivo por largos meses y frustrados merecimientos. Esta vez se confirmó en la red y se espera que este envión anímico se capitalice en un rumbo que caracterice a este equipo que se anima a soñar.

 

>LA FICHA DEL PARTIDO

 

Redacción: Fernando Viale

Fotos: Carlos Borgonovo

www.catigre.com.ar