La tercera fue la vencida

La tercera fue la vencida

Paso a paso Tigre enarboló una victoria trabajada y finalmente merecida en Avellaneda al vencer por 1 a 0 a Racing, gracias al gol tempranero de Ignacio Canuto. Después el equipo entero supo jugarle con inteligencia y paciencia al local que terminó con uno menos y buscando con desesperación el empate. Al igual que en el torneo pasado, el Matador consigue sus primeros 3 puntos tras la 3ra fecha ante el equipo de “Mostaza” Merlo.

Hasta Avellaneda llegó la ilusión del conjunto que dirige Fabián Alegre, esa que ayuda a remponerse, saldar deudas futbolísticas, esa que nunca se pierde. La ilusión de conseguir el primer triunfo se mantuvo inquebrantable dentro del plantel; el  que si sufrió cambios esta noche fue el once inicial como también el esquema táctico con respecto a las 2 primeras fechas. Con el ingreso de Marcos Gelabert en el lugar de Sebastián Rusculleda y de Ariel Nahuelpán en reemplazo de Emiliano Ellacopulos el equipo jugó por primera vez en lo que va del Torneo Final 2014 con cuatro volantes, un enganche definido y dos puntas de peso arriba.

Cuando las acciones comenzaron a desarrollarse tímidamente en el terreno de juego, la primera chance que tuvo el Matador se convirtió en grito de gol. Tras un tiro libre ejecutado sobre la banda derecha por Gastón Díazcayó en el área local done estaba Guillermo Cosaro quien de cabeza la bajó para Ignacio Canuto. El zaguero central la acomodó con el pecho y con un zurdazo mordido la cruzó para vencer a Sebastián Saja y marcar el 1 a 0, a los 8 minutos de esa primera parte.

Aunque, después del gol de Tigre, los dirigidos por Fabián Alegre le cedieron la pelota a los de Racing, estos no lograron inquietar en demasía a Javier García. Sólo los disparos de media distancia fueron las armas predilectas de los locales para alcanzar la igualdad que no logró.

Durante el complemento las acciones no sufrieron cambios. Con un Racing intentado encontrar espacios con más ímpetu que con buen futbol y un Tigre agazapado, paciente, a la espera de errores ajenos, trascurrió el desarrollo de los últimos 45 minutos.  La aparición de Sergio Araujo en reemplazo de Matías Pérez García le sirvió al equipo para mantener la pelota lejos del arco de Javi García, aunque sea de momentos.

El dejar trascurrir los minutos con la redonda en los pies fue el aliado predilecto de los once de Victoria y en cambio, tras la expulsión del defensor académico, Fernando Ortíz, a los 44’ST por falta a Gabriel Peñalba, el local vio como lánguidamente se le escaba la oportunidad de llegar al empate ya que hasta con los once en cancha ya le era de gran dificultad.

Ya en tiempo agregado, Erik Godoy contó con una inmejorable chance de alargar a 2 la diferencia, cuando capturó un centro perdido en su propia área y emprendió un veloz sprint hasta llegar hasta el área contraria (que no contaba con presencia del arquero Saja quien había subido a cabecear) pero su definición terminó con un débil disparo que fue rechazado por el último defensor del local.

No hay mal que dure cien años dice el dicho y hay rachas que se cortan, quedan atrás dos empates cero a cero de arranque y esta vez la tercera fue la vencida. Paradójicamente, al igual que en el torneo pasado, el Matador gritó con fuerza el primer triunfo del año ante Racing, esta vez en patio ajeno, con la hostilidad de sentirse netamente visitante en las tribunas, pero fuertes en el terreno de juego y con convicciones de equipo ganador.

LA FICHA DEL PARTIDO
 

Redacción: Fernando Viale

Fotos: Carlos Borgonovo

www.catigre.com.ar