KNOCK OUT

KNOCK OUT

El partido de Copa Argentina vs Deportivo Riestra era como esas peleas donde un boxeador es, en todos los análisis y pronósticos previos, muy superior al otro.

Tigre, el favorito, subía al ring con la casi certeza de que, por puntos o por knock out, la pelea iba a ser suya. Riestra, sabiéndose inferior, seguía el libreto de su entrenador al dedillo: marcas férreas, ocupar prolija y concienzudamente los espacios, siempre con la guardia alta para no recibir golpes del poderoso rival.

Y así pasaban los minutos, como en el boxeo pasan los rounds y el teóricamente inferior se va animando y empieza a lastimar…

Así y todo, Tigre golpeó primero y parecía que los que apostaron sobre seguro se llevaban su ganancia: Morales transformó en gol el penal cometido a Urribarri y parecía que las cosas se encaminaban. Pero Riestra no se achicó, sino que se animó al ver fragilidades en un Tigre que no podía plantarse sólidamente y, tras otro penal, llegó al empate. Y en otra llegada clara, al 2 a 1…

Sorpresa, incredulidad… Como el boxeador favorito que recibe un golpe que lo deja groggy, a Tigre se le nubló la cabeza y no supo encontrar los caminos. Caminos que sí encontraba el envalentonado Riestra que tuvo el tercero en dos oportunidades ante el estupor de la gente que fue a ver ganar a Tigre.

En medio de esta impotencia ofensiva, el Chino Luna encontró el empate de cabeza y parecía que la historia retomaba el curso de la lógica, sobre todo ante la merma física de los jugadores rivales. Pero no: como un Rocky futbolero, Riestra aguantó y llegó a los penales. Tigre, shockeado, erró tres veces. Riestra pegó duro y quedamos knock out.

 

www.catigre.com.ar