HASTA NUEVO AVISO…

HASTA NUEVO AVISO…

No se podía seguir. Demasiada agua en Avellaneda. Desde minutos antes del comienzo la lluvia avisaba que no se llegaba a los noventa. Acertada decisión del árbitro Argañaraz, imposible seguir. Ya los charcos impedían “el normal desarrollo del juego” y no tenía sentido seguir ya que ni miras de que amainara la caída torrencial de agua. Pero sin embargo hubieron veinticinco minutos de fútbol intenso. Dos goles desde el vestuario.

Al minuto un rechazo desde el área de Tigre que le cae a Agued, el centro al corazón del área, una peinada que deja solo a Bou y el centro atrás que encuentra González, casi abajo de los palos, y no tuvo más que empujarla. Parecía que la oscuridad se hacía más intensa, pero el matador no le dio lugar.

Apenas un minuto más tarde, una pelota que llega mansa a los pies de Orión, la mala salida del arquero que se la entrega mansita a Seba Rincón, el buen amague del delantero y mejor definición, de zurda, al palo más lejano. Uno a uno y empezar de nuevo. Y se lo vio bien a Tigre, un muy buen tándem en la mitad de la cancha generando juego por el buen manejo de Menossi, Castro y Cardozo. Cachete Morales unos metros mas adelantado y buscando habilitar a los delanteros,  preocupando a la defensa rival.

Una buena muestra de que el equipo de Sava va a buscar el partido más allá de su condición de visitante. A medida que pasaban los minutos se hacía cada vez más difícil seguir. Y así sucedió cuando a los veinticinco minutos, Paulo Lima quiso salir jugando y la pelota quedó en un charco. Final. Previsible final.

Ahora resta esperar la reunión de Comité en A.F.A donde se decidirá cuando prosigue el partido. Por lo pronto, el domingo 20,15 hs llegará River a Victoria. Pero Tigre está bien…

 

www.catigre.com.ar