EL ZARPAZO PERFECTO

zarpazo

EL ZARPAZO PERFECTO

Tigre volvió al ruedo con un contundente 4 a 0 en casa para bajar a Racing con un juego soberbio y efectivo. Los goles de la gran victoria los convirtieron Erik Godoy, Lucas Wilchez y Kevin Itabel, en dos oportunidades. El equipo demostró que está para dar pelea a cualquiera y la gente aportó el calor para un marco increíble en la fría noche de Victoria.

 

La alegría volvió a Victoria una noche… Esa alegría que se venía demorando durante dos largas fechas del Torneo de Primera División 2014 y el Matador se redimió con una soberbia goleada ante un Racing que venía probándose el traje de candidato.

¿Y cómo explicar semejante diferencia en el resultado? Primero habría que destacar el cambio de esquema táctico que mostró Tigre ideado en el trabajo de la semana por el DT Fabián Alegre, el cual resultó a la perfección. Segundo el compromiso de los protagonistas por defender y atacar cuando fuese necesario. Por último la alta efectividad a la hora de llegar al arco de La Academia.

El partido se abrió para Tigre, a los 10 minutos del encuentro, tras un lanzamiento de un tiro libre sobre la izquierda, por parte de Lucas Wilchez, que cayó sobre el área del visitante. Ahí estaba Erik Godoy quien con un cabezazo oportuno colocó la redonda en el lugar más alto y lejano de la humanidad de Saja.

Con la ventaja del 1-0, el Matador se fue acomodando en el terreno de juego formando una muralla que comenzaba en la en la línea central y se extendía hacia toda la retaguardia, mientras que Racing no podía realizar ninguna jugada inquietante. Tigre comenzaba a buscar el espacio para los contragolpes, que aunque no fueron muchos, supo capitalizar el que le daría la segunda alegría.

Cuando el reloj marcaba los 38 minutos de ese primer acto, Lucas Wilchez filtró un exquisito pase entre líneas para dejar mano a mano a Kevin Itabel. El juvenil volante ofensivo encaró a Saja y se la colocó suave, con destino al palo más lejano del arquero.

Tigre no dio respiro, ni siquiera en el segundo tiempo. Cuando el telón volvía a levantarse para darle pie al segundo acto, el protagonista realizó su obra magistral. Lucas Wilchez encaró por izquierda con pelota dominada y pudo entrar al área rival tras sacarse de encima a un defensor. El platense levantó la cabeza y sacó el remate de zurda, con rosca, que se fundió con la red, con un Saja practicando un vuelo estéril, coronando una imagen perfecta, inolvidable.

Los de Alegre siguieron esperando otra oportunidad que le cedieran los de Cocca y a los 12’ se consolidó la goleada. Gabriel Peñalba aguantó con el alma la pelota en el mediocampo hasta que pudo sacar un pase largo y profundo para que el Chino Carlos Luna (a los 31 se retiró lesionado) desborde por derecha. El delantero de Piquillín la dominó y lanzó un pase preciso para que Kevin Itabel la mande al fondo de la red, por segunda vez en el partido.

Tigre enmarcaba el zarpazo perfecto que le sirvió para pisar fuerte en casa y volver a creer en sí mismo. El triunfo, en la fría noche de viernes, sabrá ser el punto de partida para la unión entre este plantel y la gente, que nuevamente le brindó su apoyo incondicional en el José Dellagiovanna.

 

>LA FICHA DEL PARTIDO

Redacción: Fernando Viale

Fotos: Carlos Borgonovo

www.catigre.com.ar