EL MATADOR TUVO SU FINAL ALEGRE

flalegre

EL MATADOR TUVO SU FINAL ALEGRE

El Matador cerró el Torneo Final 2014 con un triunfo ante Estudiantes de La Plata, en Victoria, con goles de jugadores surgidos de su cantera. Había anotado primero el visitante pero Kevin Itabel, igualó las cosas, y Erik Godoy, después, sumado a un convincente juego colectivo hicieron que Tigre culmine un campeonato de menor a mayor consolidando su estadía en Primera División.

 

Al igual que en torneo pasado, Tigre tuvo un cierre esperanzador sin sobrarle nada, claro está, pero como a su gente le gusta. Ganando, sufriendo, pero sobre todo, luchando. Esa característica que lo hace gigante al Matador y enaltece su historia. Este domingo la victoria tuvo un sabor extra, ese que se disfruta cuando se consigue apelando a esas tres características ilustres.

El rival tenía en su meta pelear por la corona máxima del futbol argentino y eso hizo que el triunfo en el José Dellagiovanna se disfrute el doble. No era un partido de desarrollo plácido, de esos de cierre de campeonato sin expectativas. Millones de ojos estaban centrados en Victoria para otear si el Matador podría amargar al León.

Desde el arranque del encuentro Tigre tuvo la pelota, con Gabriel Peñalba, Lucas Wilchez y Matías Pérez García como clarificadores de juego. Aunque con pocas llegadas al arco defendido por Gerónimo Rulli. Estudiantes intentaba de contragolpe, y siempre pasando por Juan Sebastián Verón, lastimar con muy poco.

Recién a los 23 minutos de partido el desarrollo cambió. Pegó primero Estudiantes de La Plata, que a través de su goleador Guido Carrillo venció la resistencia de Nicolás Navarro tras un saque de esquina ejecutado por Carlos Auzqui. El resultado a favor del visitante no tenía mucho que ver con el desarrollo del partido sin embargo la efectividad de los platenses hizo tambalear la realidad del Matador.

Para colmo, minutos más tarde de aquel tanto visitante, el reemplazante de Javi García, Nicolás Navarro, debió dejar el campo de juego por lesión; en su lugar ingresó Damián Albil, mientras que el equipo intentaba llegar al arco del Pincha sin muchas luces.

El empate arribó cuando más se lo necesitaba, en el epílogo del primer tiempo, con el moño de Kevin Itabel quien bajó un balón dentro del área la acomodó para la zurda y remató al arco con una definición exquisita.

En el complemento fue donde se supo lucir el equipo que dirige Fabián Alegre. Maniató a Estudiantes y lo puso contra las cuerdas. Aseguró la victoria a los 3 minutos de esa segunda mitad con el gol de Erik Godoy (el primero del defensor en su corta carrera en primera división) tras desviar un centro al ras de suelo ejecutado por Ariel Nahuelpán, luego de un corner.

A partir de ese momento el encuentro tuvo un solo dueño y ese fue Tigre, que aprovechando la velocidad para gestar contragolpes hundió en un mar de nervios a su rival, el que solamente le quedó la pierna fuerte en exceso y pelotazos sin destino oportuno. El Matador tuvo más chances para aumentar la ventaja: primero con Ariel Nahuelpán, practicando una chilena a distancia, y más tarde con el ingresado, Diego Castaño, con un disparo de media distancia.

De esta forma fue que terminó el campeonato el equipo de Victoria, con un recorrido que comprendió altas y bajas, con la irregularidad normal de los tiempos que corren y con un plantel que demostró que cuando se necesita que aparezcan las garras del felino indomable ahí estuvo, como en Rafaela, como en tantas otras definiciones, este sentimiento se merecía su final alegre.

Redacción: Fernando Viale

Fotos: Carlos Borgonovo y Diego Espinosa

www.catigre.com.ar

 

LA FICHA DEL PARTIDO