CACHETAZO INESPERADO

cachetazo

CACHETAZO INESPERADO

Un Tigre desconcertado terminó cayendo ante Huracán con un estrepitoso 5-2, en Victoria, por el primer partido de la Copa Sudamericana. El Globo aprovechó todos los errores del Matador, marcando 5 goles en 60 minutos y se llevó una diferencia muy difícil de remontar para la contienda de vuelta. Ahora los de Alfaro deberán reponerse, mostrar la otra mejilla y esperar el milagro en Parque de los Patricios.

 

Un insólito penal condenó al Matador cuando recién iban 11 minutos de partido. En la primera llegada de Huracán al arco defendido por Seba D’Angelo se desmoronó todo. Hasta ese momento de inflexión venía siendo un partido normal para Tigre, con intenciones de atacar y llevarse la ventaja desde el arranque pero ese cachetazo, a mano abierta, lo dejó contra las cuerdas.

No merecía tanto castigo el equipo de Gustavo Alfaro, sin embargo no demostró síntomas de haberse recuperado de esa injusticia. Con el paso de los minutos cada ataque fortuito que generaba el visitante era una chance clara para aumentar la diferencia. Casi sin esforzarse, Huracán se fue al descanso con 3 goles de ventaja, convertidos por Mauro Bogado (de penal) y dos de Cristian Espinoza.

El Matador encaró el segundo tiempo con la obligación de remontar un resultado de plomo y con el murmullo de la gente sobre sus espaldas. El conjunto de Parque Patricios se plantó con mucha personalidad y respeto en el José Dellagiovanna, con actitud acechante y el poder de manejar a gusto los tiempos del partido.

Como si de un calco de la primera etapa se tratase, Huracán volvió a aprovecharse de un desconcierto colectivo, muy pocas veces visto en este Tigre, permitiéndole aumentar a 5 la diferencia, con los tantos de Ramón Ábila y el tercero de Espinoza.

Con media hora por delante, y con los cambios consumados para intentar llegar mejor al arco del Globo, el Matador se animó a atacar más e intentar achicar la brecha. Por la vía de los centros llegaron los descuentos de Lucas Wilchez, a los 33’ST y del Chino Luna, a los 35’ST.

Tigre reaccionó sobre el epílogo del encuentro y hasta pudo marcar el tercero para acortar ese abismo que se generó sólo por errores propios. Terminó mejor parado, con mejor fútbol que el ganador y eso acentuó aún más la bronca del final por no haber reaccionado a tiempo.

>LA FICHA DEL PARTIDO

 

Redacción: Fernando Viale

Fotos: Carlos Borgonovo

www.catigre.com.ar