A PENSAR EN LO QUE VIENE…

A PENSAR EN LO QUE VIENE…

Llegó a su fin un torneo en el que no fue lo bueno que se esperaba o mejor dicho no cubrió las expectativas previstas. Los distintos contratiempos a partir de la inesperada ida de Pedro Troglio a dos fechas del inicio de la nueva temporada complicaron las cosas, es que después de un receso de 4 meses, no resulta fácil cambiar un cuerpo técnico. Pero las cosas así se dieron y la llegada de Facundo Sava nada pudo cambiar.El equipo no encontró el rumbo y la ida del colorado fue imposible de detener. Quedaban tres fechas y la vuelta de Ricardo Caruso Lombardi revitalizó aquellas expectativas y tomaron fuerza con las dos victorias consecutivas, pero ayer hocicó.

Tigre llegaba al estadio de Arsenal con la esperanza firme de nueve sobre nueve, teniendo en cuenta que el equipo del viaducto había dejado atrás la espada del descenso y se creía enfrentar aun equipo ya relajado, pero no fue así.

In cambiar demasiado el planteo táctico, Tigre se plantó para jugarle al Arse en su terreno. Un juego muy peleado en la mitad del campo con un ritmo intenso, pero sin mucha precisión. Daba la sensación que se prestaban la pelota. Pero Tigre era el que mas acercaba peligro al arco rival. Tanto es así que a los 18 minutos abrió el marcador cuando en un muy buen desborde de Sebastián Rincón,al estilo de los viejos wines, el centro a media altura al corazón del área encuentra la entrada astuta y goleadora del Chino Luna anticipándose a su marcador, y desviando, de cabeza el rumbo del balón que deja sin chances al arquero Santillo.

Pero que poco duró la alegría. Un minuto más tarde. Un centro al corazón del área, que sobra a Oliver Benítez y el nucazo de Rolón, por encima de Javi García emparda el resultado. Y otra vez como al principio. Muy trabado en la mitad del campo con un buen trabajo de Menosi en la contención y la creación quedaba en los pies de Castro. Tal vez quedaban aislados los delanteros, tanto Luna cómo Rincón y le costaba llegar al matador. Nada distinto en el local, solo dependiendo de lo que pudiera hacer Lucas Wilches aunque con poco acompañamiento. Más lucha que fútbol.

Tónica que no cambió en el segundo tiempo. Los ingresos de Cardozo, Janson Y Gurri no pudieron variar el curso del partido y el equipo de Grondona se animaba, con pocas ideas pero con ímpetu. No parecía que el resultado se volcaría hacia alguno de los dos lados. Pero frase común si las hay: “esto es fútbol”. A los 30 minutos, un tiro de esquina para Arsenal, la llegada franca de Curado, que le gana la posición a Blengio, y el muy buen cabezazo deja sin la mínima chance a Javi García y listo. Parecía que sobraban esos 15 minutos. Ya no hubo tiempo a reaccionar, la derrota quedó sellada, y otra cosa.

A pensar y a trabajar en lo que se viene a partir de agosto. La danza de refuerzos ya comenzará. Las esperanzas volverán a aparecer intactas. La ilusión nunca se apaga…

 

www.catigre.com.ar